El mantenimiento de piscinas durante el invierno

Son muchas las personas que se preguntan que hacer con sus piscinas durante el invierno, ya que es una época del año, en la que no utilizamos la piscina, al no ser que sea climatizada, ya que no hace calor, por lo que no apetece darse un baño en el agua fría.

Pero que no la utilicemos no quiere decir que no tengamos que realizar un correcto mantenimiento de la piscina en invierno, ya que con tal de que cuando llegue el verano la piscina esté en perfecto estado, es muy importante que durante estos meses realicemos todos los pasos y todas las acciones recomendadas y que no nos olvidemos de que tenemos una piscina en la cual vamos a poder pasar muy buenos momentos.

Qué debemos hacer para realizar el mantenimiento de una piscina en invierno

A la hora de realizar el mantenimiento de una piscina en invierno, tenemos dos grandes posibilidades, en primer lugar, vaciarla hasta la siguiente temporada de baño, y en segundo lugar, mantenerla llena y realizar todos los tratamientos que sean necesarios, y aunque debemos decir que la segunda opción comporta mucho más trabajo y una mayor inversión de tiempo, pero sin ninguna duda es la mejor opción, ya que ahorraremos mucha agua y mucho dinero, así que en el artículo de hoy nos centraremos en esta opción.

El primer paso que tendremos que hacer para el mantenimiento de la piscina en invierno, justo cuando acabe la temporada de baño, es aprovechar para limpiar profundamente las paredes y el suelo de la piscina, para ello, es recomendable pasar un limpiafondos, rascar con un cepillo las paredes y vaciar los skimmer con los residuos.

Cuando hablamos del mantenimiento de una piscina de forma habitual, siempre destacamos que uno de los aspectos más importantes para nuestra salud es comprobar el pH del agua, y aunque no nos bañemos, no debemos olvidarnos de esto, y aproximadamente una vez a la semana será recomendable que comprobemos este valor para asegurarnos de que todo se mantiene en un correcto estado.

Como durante esta época no nos bañamos, otra de las recomendaciones del mantenimiento de una piscina en invierno es que compréis una lona, una persiana, unas laminas o cualquier dispositivo que os sirva para cubrir la piscina y de esta forma que esté protegida de cualquier agente externo, como por ejemplo las hojas que caen de los arboles, la lluvia de barro… Aspectos que ensuciarían rápidamente el agua.

Por último, en el caso de que tengamos la piscina cubierta, podremos apagar el motor para que deje de circular el agua, ya que de esta forma ahorraremos mucho consumo eléctrico y por lo tanto el gasto no será tan elevado, aunque tengamos que encender el motor una vez a la semana aproximadamente,