Cómo repara la fuga de una piscina

Una fuga puede ser uno de los problemas más graves en cualquier piscina, ya que primero, comienza siendo una pequeña fuga, que la única consecuencia que tiene es que perderemos un poco más de agua de lo normal, pero poco a poco con el paso del tiempo, al no repara la fuga de la piscina a tiempo, esta fuga tan pequeña puede ir creciendo y creciendo, hasta convertirse en una gran fuga que no nos permita bañarnos y disfrutar de la piscina durante un largo tiempo, incluso puede provocar que dañe toda la estructura interna de la piscina, y que no tenga reparación o que la reparación tenga un precio muy elevado y que quizá en ese momento no os podéis permitir.

Por esta razón, es muy importante que siempre estemos bien atentos y que vayamos mirando si hay alguna fuga o alguna grieta, ya que si la detectamos a tiempo repararla es muy sencillo, por lo que a continuación, os vamos a enseñar como podéis repara una fuga de la piscina, de forma rápida y eficaz en caso de que sea pequeña, de lo contrario, os aconsejamos que os pongáis en contacto con un profesional lo más rápido posible.

Los tipos de fugas en una piscina y las posibles formas de repararlas

Cuando pensamos en una fuga, lo primero que se nos viene a la mente es una grieta en la superficie de la piscina por donde se escapa el agua, pero es un concepto equivocado, ya que la fuga puede surgir por muchos motivos diferentes y no necesariamente por una grieta en la estructura.

En el caso de que la fuga sea hidráulica, el proceso para reparar esta fuga en la piscina consiste en repasar todo el sistema de tuberías, con tal de encontrar el problema, cortar el trozo de tubo dañado y con la ayuda de los utensilios necesarios como por ejemplo un manguito, volver a hacer la unión. En el caso de que la fuga sea de la bomba la solución es parecida, ya que tendremos que sustituir las piezas dañadas por unas de repuesto que se encuentren en buen estado.

En el supuesto caso de tener que repara una fuga en una piscina y comprobar que esta fuga es totalmente estructural, tenemos distintas opciones, como, por ejemplo, si es muy pequeña, en el mercado podremos encontrar una especie de geles selladores o siliconas que ya vienen con un aplicador que, únicamente colocándolo en la grieta, solucionaremos el problema. Si la grieta es de mayor tamaño, será necesario que vaciemos la piscina, y hagamos obras, picando el cemento o el material con el que se haya construido la piscina y aplicar cemento o algún otro producto específico para estas ocasiones.